El sector busca migrar a lo digital

Las nuevas tecnologías en los dispositivos móviles impulsarán el negocio asegurador digital en México, el cual creció 37% en el último año.

La aparición de las fintech trajo consigo una serie de cambios en la industria financiera, un caso muy sonado fue el de la alianza entre Open Pay y BBVA, quienes en 2016 se unieron para crear una versión digital del banco, sin embargo este ecosistema se expande y ahora no solo crece en la banca, sino que amplía su terreno hacia los seguros.

El mercado de las aseguradoras digitales está entre los que más crecen dentro de la industria fintech en México. Según el más reciente estudio de Finnovista, Fintech Radar México, las compañías dedicadas a los seguros digitales crecieron 37% en el último año. “De 2018 hasta este momento el crecimiento de opciones de insurtechcrecieron 37%, por el uso de inteligencia artificial y machine learning, lo que está generando una disrupción en la industria de seguros actual, similar a la que se vio hace cinco años con la de la banca” dice Andrés Fontao, CEO de Finnovista.

Las fintech enfocadas en la industria de seguros se conocen como insurtechs, palabra que se forma de la fusión de los vocablos en inglés Insurance (seguros) y Tech (tecnología).

Estas, en su mayoría startups, utilizan dispositivos como los smartphones y los smartwatch, y un software que está diseñado para hallar mejoras en los modelos de negocio de las aseguradoras. “Ya existen los dispositivos para darle seguimiento a lo que hace la gente día a día: si hace o no deporte, qué come, a qué hora hace estas actividades, registros de visita al médico, si conduce de forma segura o a altas velocidades, si lo hace siempre por la misma ruta, en qué horarios, alertas de toma de medicinas”, dice Pablo Márquez, vicepresidente y jefe de Servicios Financieros en Capgemini México y Colombia. Toda esta información ayudaría a las firmas de seguros a tener una idea más clara sobre el nivel de riesgo de cada cliente que adquiere una póliza de seguro médico, de responsabilidad civil, daños a terceros o de cobertura total contra robo, detalla el ejecutivo de Capgemini.

No obstante, existe una enorme diferencia entre el potencial del negocio y lo que en verdad hace que suenen las cajas registradoras de las empresas de seguros, de acuerdo con el estudio World Insurance Report 2019, realizado por Capgemini a más de 140 ejecutivos de las empresas aseguradoras, con entrevistas a más de 8,000 clientes. El documento señala que 55% de los potenciales clientes comprarían un seguro si no hubiera trámites, a su parecer engorrosos, y si los contratos fueran más claros y sin letras pequeñas.

Javier Orozco, CEO de la plataforma de seguros para autos Crabi, dice que esto se debe a que la industria de seguros tiene más de 170 años operando sin presentar cambios. “Es un sector muy tradicional que evolucionó muy poco y que tiene una brecha muy grande”. Por ejemplo, en los seguros de autos, solo 30% de las unidades están aseguradas y el otro 70% prácticamente no tiene ningún tipo de cobertura. Márquez, de Capgemini, dice que “las empresas aseguradoras siguen sin entender que la población no solo desea precios bajos para adquirir estos servicios financieros de prevención de riesgos, sino que apreciaría si las compañías tuvieran trámites más eficientes, asertivos y, por supuesto, personalizados”.

Seguros transparentes

Los dispositivos móviles pueden dar más seguros personalizados y es ahí en donde las insurtechs en México exploran oportunidades. Según cifras compartidas por Finnovista, organización que potencia los ecosistemas Fintech e insurtech en América Latina y España a través de una plataforma colaborativa, actualmente hay 26 startups en el país que se dedican al sector asegurador y representan 6% de las 400 fintech mexicanas. Muchas de ellas fueron fundadas o abrieron filiales en México, apenas el año pasado. “El momento para disrumpir en la industria aseguradora es hoy. Las empresas de seguros están (en términos tecnológicos) donde la banca estaba hace cinco años”, dice Andrés Fontao, cofundador y socio-director de Finnovista. La llevará a cabo el Finnovista FinnoSummit del 10 al 13 de septiembre en Ciudad de México, donde dedicará jornadas exclusivas para el estudio y discusión de las principales tendencias en la industria insurtech. Asimismo, participarán la Asociación Mexicana de la Industria de Seguros (AMIS) y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV).

Seguros a la mano

La tecnología podría potenciar el negocio asegurador con la actual normatividad. El director general de la AMIS, Recaredo Arias, opina que la legislación en México sí permitiría desarrollar la colocación de seguros entre los mexicanos a través de las insurtechs. “Se anticipa un modelo que signifique facilitar operaciones, desde la distribución de seguros, hasta la atención de siniestros o el pago de El Dato. 26 startups de las 400 fintech en México están dedicad Recomendamos Enlaces Patrocinados pólizas”, dice el directivo. Además, Arias explica que se busca regular el tema desde que las empresas que ofrecen sus servicios a través de una plataforma digital inician su operación, para legitimar el servicio a los clientes. “Tenemos identificadas algunas con las que se trabajará de la mano de las autoridades.

Se les permitirá evolucionar en 24 meses como aseguradoras formales. Una vez que aprendan, operen y tengan una actividad financiera sostenible, tendrían que cumplir como todos con la normatividad”, dice Recaredo Arias. En México hay dos insurtechs que operan y están reguladas ante la Comisión Nacional de Seguros y Fianzas (CNSyF). Una de ellas es Crabi, que desde su fundación en 2017 inició el proceso de registro ante la CNSyF y hoy ya cuenta con él, dice Javier Orozco. “Cumplimos con la normatividad, sobre todo las reservas financieras. Tenemos una licencia de aseguradora, no de brokerage”, dice Orozco en entrevista para Milenio. Otra firma en operaciones es Mango Life, que se dedica a través de una aplicación web a distribuir seguros de vida. La firma se fundó en enero de 2018 y venden los seguros respondiendo solo cuatro preguntas en su sitio web. “La contratación es 100% digital, respondiendo un pequeño cuestionario en línea. Hay advertencias en caso de que la información proporcionada sea falsa, lo que no nos obliga a cubrir el monto asegurado”, dice Maik Schaefer, CEO y fundador de Mango Life. Estas dos empresas son ejemplo de lo que apenas viene. AIG, una de las marcas con décadas de operación en México, se suma también a esta dinámica de innovación tecnológica y empieza a hacer esfuerzos por colocar productos diferenciados en el país. “Seguros por kilómetros” es uno de los nuevos productos que ya comercializa desde hace un trimestre. “Es una de las tendencias mundiales, pagas en tanto lo usas, ya sea en tiempo o distancia y la telemetría de los smartphones ayuda a operarlas”, dice Recaredo Arias, de la Asociación Mexicana de la Industria de Seguros.

Baches en el camino

Sin embargo, llama la atención un detalle relevante, que no permite a este sector crecer sobre terrenos de menor riesgo en las primas aseguradas: se sigue asegurando al coche, no al conductor. “Una modificación en la normatividad mexicana permitiría evaluar los factores de riesgo en la forma de conducir de los automovilistas y pondría a funcionar de otra manera los productos de seguros”, menciona Arias.

El directivo del AMIS añade: “La tecnología y la normatividad están listas, pero hay un grave problema: en tanto no tengamos un control único de licencias, no será factible su operación en el país”. Actualmente cualquier ciudadano mexicano (o extranjero que acredite su estancia legal en suelo mexicano) puede tramitar licencias en cada una de las entidades federativas del país. No hay un registro, y por ende, un control único de esa base de datos. La innovación en el negocio asegurador debería impulsar a los legisladores a poner orden y adecuar los marcos legales, pero ese es un camino que se recorre a menor velocidad que el desarrollo tecnológico. Además, las firmas ya analizan otras oportunidades de mercado más allá de los tradicionales seguros de vida, gastos médicos y siniestros de todo tipo. El reporte de Capgemini señala la posibilidad de asegurarse contra el robo de datos de dispositivos, el hackeo, así como los riesgos inherentes a la contratación de servicios en línea, como los taxis por aplicación o e-commers.

¿Podrá la legislación mexicana adecuarse a tiempo ante un mundo donde los ciberdelitos empiezan a escalar?

Pablo Márquez, vicepresidente de Servicios Financieros de Capgemini, explica que el progreso tecnológico se enlazará con cambios de actitud, en los que “las aseguradoras pasarán de ser vistas como pagadoras de siniestros, a ser socios y previsores, al trabajar más de cerca con los clientes para mitigar riesgos y ofrecer servicios on-demand”. Aunque nos falta camino por recorrer, la industria de las aseguradoras empiezan a tener una tendencia más tecnológica en el país, donde las insurtechs abren la brecha para impulsar el crecimiento del sector.

Fuente: Latino Insurance Online

Artículo original: http://boletines.latinoinsurance.com/el-sector-asegurador-busca-migrar-a-lo-digital/

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.